RT_Premio ANEFA

 

LafargeHolcim, en su apuesta por compatibilizar la actividad minera con la conservación y promoción de la biodiversidad, ha sido reconocida por la Federación de Áridos (FdA) en sus Premios Nacionales de Desarrollo Sostenible en Canteras y Graveras. En concreto, el trabajo “Contribución del sector de áridos a la recuperación de una especie amenazada: el caso del avión zapador” ha sido merecedor del primer premio en la categoría Proyecto Sectorial de Medio Ambiente y Biodiversidad, convirtiéndose así en finalista de los premios de la Asociación Europea de Áridos (UEPG).

avion zapador en acopio

El objetivo principal del proyecto galardonado respondía a la necesidad de recuperar y conservar el avión zapador, un ave migratoria amenazada tanto en Europa como en España, que anida en las pendientes arenosas verticales. Su tendencia actual es la de desplazarse de sus áreas de nidificación naturales (riberas de ríos), y optar por las pendientes creadas por los espacios mineros y, por tanto, actualmente depende de ellos para su supervivencia.

En colaboración con entidades como Sodira Rocas Industriales, la Fundación Internacional para la Restauración de Ecosistemas (FIRE) y un equipo de investigación de Ecología de la Universidad de Alcalá, LafargeHolcim realizó un estudio inicial de la biología de esta ave en 10 espacios mineros albergando 30 colonias y 8.000 madrigueras. A partir de este estudio, la compañía elaboró una guía de buenas prácticas para conciliar la actividad industrial con la reproducción de esta especie. Es una guía adaptada al calendario de explotación que puede ser utilizada por el sector de áridos en toda España y está siendo difundida a nivel sectorial.

 

Pilar Gegúndez, directora de Medio Ambiente y Sostenibilidad de Recursos en LafargeHolcim, afirma que “desde la compañía realizamos importantes esfuerzos para la gestión responsable de los recursos naturales y el fomento de la biodiversidad en nuestras canteras, con el objetivo de devolver a la sociedad entornos que cuentan con un capital natural aún más elevado que antes de la extracción. Es por ello que más allá de la ejecución de los planes de restauración oficiales, llevamos a cabo, en muchas de nuestras canteras, planes de gestión de la biodiversidad” y añade que “esta labor y, por tanto, este premio no serían posibles sin la colaboración entre los sectores privados y públicos y el asesoramiento de los expertos en conservación de la naturaleza con los que trabajamos”.

En palabras de Zoë Rohrer, alumna de doctorado de la Universidad de Alcalá y técnico de la FIRE, “el avión zapador depende de los espacios mineros para su supervivencia, por lo que el sector tiene la oportunidad de demostrar que la actividad minera es compatible con la conservación de especies protegidas y la promoción de la biodiversidad a través de este proyecto. Esperamos que la guía sea utilizada por el sector de áridos en toda España.”