Gestión responsable del agua

Desde LafargeHolcim existe un compromiso con la gestión responsable del agua, que se materializa a través de los objetivos del Grupo de reducir su huella hídrica.

 

En LafargeHolcim se optimiza y previene el uso de agua dulce (agua no salina) y se busca reducir el riesgo de agotamiento o de contaminación a través de acciones como:

  • Medición de la huella hídrica operacional
  • Reducción de la extracción de agua dulce
  • Evaluación de los riesgos vinculados al agua
  • Favorecer la relación con los grupos de interés y las comunidades locales alrededor del agua

 

objetivo reduccion agua

La compañía tiene un objetivo global de reducción de captación de agua dulce para 2030 de 262 litros/tonelada de cemento (cementitious), habiéndose establecido un objetivo intermedio para 2022 de 291 litros/tonelada de cemento (cementitious).

Para España, esto se traduce en un objetivo para 2022 de 129 litros/tonelada de cemento (cementitious).

Dado que el impacto sobre el agua es limitado, la prioridad de la compañía en este aspecto se centra en mejorar el desempeño global, especialmente en las ubicaciones que se sitúan en áreas de escasez de agua.

Durante 2018, consumimos 1,01 millones de metros cúbicos de agua, de los cuales el 73% se correspondía con agua dulce.

En las fábricas de cemento el agua solo se utiliza para refrigeración de instalaciones y acondicionamiento de gases, evaporándose como parte del sistema, sin generar ningún vertido de proceso. El aumento de la eficiencia en el uso de agua se consigue gracias a una optimización de su consumo a través de circuitos cerrados de reutilización y reciclaje de aguas industriales en nuestras operaciones. Además, se utilizan aguas almacenadas de lluvia y aguas residuales depuradas para minimizar la demanda de agua procedentes de acuíferos.