Biodiversidad

Nuestra meta es contribuir al aumento de la biodiveridad en los espacios mineros y ofrecer a la ciudadanía espacios vivos para su uso público.

Nuestro método se basa en diseñar proyectos innovadores junto con especialistas en biodiversidad e interpretación del patrimonio como universidades, consultoras, entidades conservacionistas, etc.

Nuestras canteras, refugios para aves rupícolas

Aves como los búhos reales, aviones zapadores, abejarucos, collalbas, etc., encuentran en los espacios mineros, si son gestionados adecuadamente, un buen lugar para refugiarse o nidificar.

Desde LafargeHolcim apostamos por el estudio y conservación de estas especies, algunas de ellas amenazadas, proyectando hábitats rupícolas donde puedan refugiarse o nidificar y creando pequeñas lagunas donde puedan alimentarse. En el caso del avión zapador, hemos elaborado una Guía de Buenas Prácticas para conciliar la actividad minera con la conservación de esta espectacular especie.

Las grandes rapaces, tan importantes como amenazadas

Las grandes rapaces ibéricas, algunas de ellas seriamente amenazadas, son especies icónicas de nuestros entornos naturales.

Aportamos a su conservación apoyando proyectos innovadores de seguimiento de águilas vía satélite para conocer en profundidad su biología y amenazas, testando el interés de construir puntos de alimentación complementaria en los huecos de explotación. De manera general, nuestras canteras actúan como refugio para los conejos (especie clave en los ecosistemas mediterráneos), que proliferan de forman abundante atrayendo a grandes rapaces y otras especies icónicas de las que dependen por la cadena trófica. Además, en los proyectos de restauración construimos madrigueras artificiales (majanos) que les sirvan de refugio para poder criar y asegurar su permanencia.

Humedales como oportunidad de vida

Los humedales son la cuna de la biodiversidad biológica de innumerables especies vegetales y animales, además de uno de los mejores indicadores de la evolución del cambio climático a escala local y global.

En la lucha por evitar su degradación y la pérdida de especies que en ellos habitan, una de nuestras acciones pioneras es la creación y protección de humedales en canteras activas y restauradas, generando oportunidades para nuevos ecosistemas con alta biodiversidad y para especies o grupos amenazados como los anfibios.

Insectos polinizadores, aliados en el proceso de restauración

La producción del 84% de las especies cultivadas en Europa depende directamente de la polinización por insectos, especialmente de las abejas, y las canteras, mediante revegetación de múltiples especies de flores y sin tratamiento de pesticidas, constituyen un refugio perfecto que puede ayudar a la conservación de estos imprescindibles insectos.

En España, en 3 canteras activas (Yepes-Ciruelos en Toledo, Jerez de la Frontera en Cádiz y Montcada i Reixac en Barcelona), se vienen instalado panales de abejas domésticas para acelerar los procesos de polinización. En la cantera de Sagunto (Valencia), se ha iniciado un proyecto innovador con abejas silvestres, siendo las más amenazadas. Nos ayudan expertos en polinizadores que se encargan de dirigir el trabajo técnico y evaluar los resultados, instalando colmenas para este tipo de abejas, incluyendo un área educativa para dar a conocer la importancia de su conservación.

El Turó de Montcada (Barcelona), un ejemplo de gobernanza colaborativa

En el entorno periurbano de Barcelona y con la voluntad de ir más allá de los requisitos de restauración que prevé la legislación, desde LafargeHolcim en el año 2012 promovimos un proceso de participación para desarrollar un plan de uso público en terrenos de nuestra propiedad en el Turó de Montcada. Un proceso en el que fueron convocadas todas las entidades locales.

El resultado es un novedoso modelo de gestión sostenible de un territorio donde confluyen objetivos de conservación y fomento de la biodiversidad de un espacio natural y la actividad minera. Para conseguirlo, desde la compañía hemos establecido un acuerdo de custodia del territorio con la ONG ACER (Associació per a la Conservació de l'Entorn i la Recerca) que se encarga de revisar y desarrollar las actuaciones de restauración, conservación y fomento de la biodiversidad, además de proyectos de educación ambiental y participación ciudadana en la gestión del Turó de Montcada.

En definitiva, un ejemplo de cómo se puede restaurar y fomentar la biodiversidad en un entorno minero con la participación activa de la sociedad civil.

Cantera de Yepes-Ciruelos. Creación de una reserva de biodiversidad en la Mesa de Ocaña

En la propia naturaleza podemos encontrar los métodos y las estrategias más adecuadas para la regeneración de un espacio minero. Con esta filosofía se ha actuado en la cantera de Yepes, con el objetivo de crear una reserva natural de 250 ha en una zona degradada por la agricultura intensiva.

El resultado de esta restauración promovida por LafargeHolcim, monitoreada por expertos de la Universidad de Castilla-La Mancha, ONGs y empresas especialistas en conservación, es un mosaico de nichos ecológicos sobre una alfombra con más de 300 especies vegetales autóctonas, endémicas y amenazadas, fruto del fomento del proceso de sucesión natural. Este nuevo territorio natural, de más de 250 hectáreas en la Mesa de Ocaña, cuenta hoy con una biodiversidad única en su entorno.

El área rehabilitada incluye infraestructuras de uso público; un centro de investigación e interpretación; observatorios de aves; rutas ciclistas que devuelven a la ciudadanía un espacio natural donde promocionar la conciencia ambiental y el conocimiento de la biodiversidad, compatible con la actividad minera en curso..